Sociedad Mesmerizada

privacidad

ma

Por: Manuel Antonio Conde

Twitter: @maconder

 

“La vida en un sistema electrónico sin privacidad

implica que la mitad de nuestras vidas

este permanentemente expuesta a la vigilancia”

Manuel Castells

En la cita de Manuel Castells, nos señala que la mitad de nuestras vidas están expuestas a la vigilancia. Pero quizás sea necesario hacernos algunas preguntas y hacer algunas matizaciones a esa frase. ¿Es consciente el ciudadano que determinadas acciones inofensivas aparentemente, los expone a la vigilancia? ¿Es consciente de que todos sus movimiento en la calle están siendo observador y grabados? ¿Es consciente de que los dispositivos electrónicos que usa a diario dejan una huella imborrable de su acción diaria?. Estas y muchas otras preguntas nos podríamos hacer, y estoy seguro que tras buscar la respuesta de cada una de ellas nuevas preguntas nos surgirían, y todas encaminadas hacia el mismo lugar. ¿Vigilancia?

Rosa Miriam Elizalde y Rogelio Polanco, en su artículo “Adiós privacidad”, nos hacen un recorrido por lo que ha supuesto la vigilancia y la perdida de privacidad de millones de ciudadanos en todo el mundo desde la creación de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Estados Unidos. (Elizalde & Polanco, 2015), y no quiero dejar pasar una de sus referencias, cuando indica que la NSA fue creada por el gobierno de Harry Truman en el año 1952, pues creo firmemente que la llegada de este personaje al gobierno de los Estados Unidos, fue uno de los momentos más críticos en la historia de la humanidad en el siglo XX tras la caída del nazismo. Con este gobernante no solo nace la NSA que da vía libre a la vigilancia indiscriminada y sin leyes que la avalen, sino que nace el mundo que hoy conocemos, y es el comienzo de las grandes desigualdades del mundo, perdida de los Derechos Humanos y de las guerras más cruentas en Latinoamerica, África y Ásia, y todo auspiciado por agencias como la CIA y la NSA, que se fundamentaban en la “seguridad de los Estados Unidos”.

Tras escándalos que se han denunciado en los Medios de Comunicación mundiales, como los casos de los informáticos, Julian Assange en el caso Wikileaks que destapó más de 250.000 cables diplomáticos (RTVE, 2015), o el caso de Edward Snowden, el exanalista de la NSA que revoló los secretos del espionaje electrónico masivo de Estados Unidos (Fernández, 2015), la ciudanía hemos podido confirmar las sospechas, realmente estamos siendo espiados y nuestra privacidad se encuentra en un serio problema.

Esa vigilancia a la que el mundo ha estado sometido por la NSA y otras agencias de espionaje y seguridad, viene acompañada también por la vigilancia a la que ahora nos someten las grandes multinacionales gracias a los avances tan extraordinarios de las tecnologías de la información. La llegada de Internet supuso un nuevo lugar para el mercadeo de las grandes empresas del mundo, y también supuso la investigación para el desarrollo de nuevas técnicas para conocer los gustos de los clientes o potenciales clientes. Ya nadie se extraña que determinadas empresas hagan prácticas poco morales para vigilar a sus clientes o captar nueva clientela.

Los ciudadanos, en muchas ocasiones no son conscientes que el simple uso del GPS (Sistema de posicionamiento global) en cualquier dispositivo, está enviando información de su geolocalización en un momento determinado a una red de satélites que fueron desarrollados, instalados y empleados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. O que cuando instalan un sistema operativo de Microsoft, lleva un software oculto llamado ALEXA que envía información del uso del SO a los servidores de la compañía independientemente si este es original o pirata. O que cuando usan el ordenador de su centro de trabajo, todos y cada uno de los procesos que se han desarrollado con su sesión quedan guardado para siempre en un servidor. En muchísimas ocasiones, no sabemos que somos vigilados, que hemos perdido parte de nuestro derecho a la privacidad a favor de las nuevas costumbres y usos que nos traen los avances tecnológicos. Estamos expuestos en todo momento, pero pienso que ni tan siquiera el que nos vigila sabe inicialmente para que.

Universidad de Huelva. Medio, control social y conciencia crítica. 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s