Dominación masculina

violenciadegenero

ma

Por: Manuel Antonio Conde

Twitter: @maconder

La dominación masculina es un fenómeno que se repite desde el principio de los tiempos. El Hombre siempre ha sometido a la mujer, y esto está presente en toda la literatura desde que existe la palabra escrita. El hombre que ha sido el que ha dominado siempre, que ha sido el guardián de la cultura en todas las culturas, ha sido también el encargado de mantener su posición de dominación y la de sumisión de la mujer. (Moreno Sánchez)

“Bendito sea Yavé porque no me hizo gentil; bendito sea Yavé porque no me hizo esclavo; bendito sea Yavé porque no me hizo mujer”.

(Texto del Talmud hebráico).

“Como le hiciste caso a tu mujer y comiste del fruto del árbol del que te dije que no comieras, ahora la tierra va a estar bajo maldición por tu culpa” (Génesis 3)

En la Biblia, uno de los libros más leídos del mundo podemos encontrar muchas citas que ayudan a mantener el monopolio exclusivo de los hombres, y pone en un lugar bastante difícil a la mujer. El libro del Génesis, es una clara cita de esa dominación masculina, y de cómo la Mujer es la encarnación de todos los males del mundo y la que provoca que el hombre no pueda ser lo que siempre ha sido. El texto difunde la creencia que todos los males del mundo han venido y vendrán de la mano de la mujer, y que esta tiene que estar siempre sujeta a los caprichos del hombre, para que esta no pueda crear más mal al mundo.

También resulta curioso, como el mismo texto bíblico va evolucionando, y tras la llegada del Mesías, Jesús no solo libera a la humanidad, también libera a la mujer del yugo del hombre, haciéndola igual que estos. La iglesia de los primeros cristianos, las mujeres y los hombres poseían los mismos derechos de culto. Aunque nuevamente, el hombre, dirigente de la nueva Iglesia Católica se encargó de que esto no perdurase en el tiempo.

La concepción negativa de lo femenino ha perdurado, o perdura hasta nuestros tiempos. Expresiones comunes de la calle ayudan y alimentan la concepción negativa de lo femenino, “que coñazo”, utilizando un término vulgar del sexo femenino para referirse al algo que no es bueno, aún incluido en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

El lenguaje sexista alimenta los prejuicios culturales relacionados con la identidad sexual, y están asociados al machismo, lo que provoca un desprecio hacia los valores femeninos, y crea una discriminación hacia la mujer. A pesar de los esfuerzos que las administraciones en los últimos años han hecho para rebajar el lenguaje sexista, pero lo que realmente hace falta es eliminar las expresiones sexistas como la que indique antes, pues esas expresiones son las que continúan alimentando la dominación masculina y la discriminación femenina, que continuamos pasándola a las siguientes generaciones sin tan siquiera percatarnos de ello.

Universidad de Huelva. Medio, control social y conciencia crítica. 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s